Seguro multirriesgo industrial

Seguro Multirriesgo Industrial o Todo Riesgo Industrial

En reglas generales el Seguro Multirriesgo Industrial es aquel que cubre todo lo que se indica en las condiciones generales y particulares de la póliza con las exclusiones correspondientes. Por su parte, el seguro a Todo Riesgo Industrial es el que cubre todo lo que ocurra en su negocio, excepto aquello que está expresamente excluido en la póliza. Sin embargo, vamos a profundizar un poco más en cada uno de ellos.

Diferencias entre seguros Multirriesgo y el Todo Riesgo Industrial

Como hemos indicado, el Seguro Multirriesgo incluye una serie de coberturas que se le añaden a la póliza. Protege frente a los daños físicos de los principales activos de la industria, empresa, negocio, PYME oficinas locales y establecimientos mercantiles en general. Además, puede incluir o no la cobertura de Responsabilidad Civil de la misma póliza. Por otra parte, cubre el pago de la indemnización, el coste de reparación o la reposición de los bienes por los daños que pueda sufrir el negocio.

Por tanto, el Seguro Multirriesgo es la solución para una empresa o industria que quiera asegurar su patrimonio ante posibles imprevistos y los posibles daños que pudiera ocasionar a terceros mediante una amplia cobertura de riesgo.

El seguro de daños denominado Todo Riesgo Industrial garantiza la cobertura de cualquier daño general de carácter accidental en las instalaciones comerciales o mercantiles de la empresa con las excepciones tasadas a negociar. Está especialmente dirigida a la gran empresa y aquellas de tipo mediano que quieren asumir una retención de las posibles pérdidas.

Coberturas que deben incluir los Seguros Multirriesgo y los Todo Riesgos Industrial

¿Qué coberturas debe incluir un Seguro Multirriesgo Industrial?

Según la actividad de la empresa se deberán incorporar unas u otras garantías específicas ya que, una de las características de la póliza Multirriesgo es su versatilidad. De esta forma, el seguro tendrá dos tipos de garantías:

  • Garantías básicas de contratación obligatoria: se incluirían dentro de estas el incendio y riesgos complementarios al mismo (explosión, implosión … ), el robo, tanto del hecho en sí como de las consecuencias que se deriven (daños).
  • Garantías de libre contratación: son las que el asegurador contrata dependiendo de sus necesidades. En este apartado cada compañía aseguradora ofrece diferentes opciones, aunque las más comunes son extensión de garantías, responsabilidad civil, avería de maquinaria y equipos electrónicos, pérdida de beneficio, mercancías en cámaras frigoríficas o reclamación de daños, entre otros.

¿Qué coberturas debe incluir un Seguro Todo Riesgo Industrial?

El Seguro Todo Riesgo Industrial también se divide entre las coberturas generales y las opcionales:

  • Garantías generales: depende de la compañía pero normalmente incluye los daños materiales que integra una serie de garantías esenciales para la seguridad de tu empresa como los bienes propiedad de los empleados, el dinero en efectivos, los bienes propiedad de terceras personas, los del recinto asegurado o los temporalmente desplazados, entre otros. Otra cobertura obligatoria es la denominada de Riesgos Extraordinarios que cubre los daños materiales en caso de terremotos, inundaciones, caídas de meteoritos, terrorismo o rebelión, entre otros.
  • Garantías opcionales: son las que se pueden añadir de manera adicional como la de robo, rotura de lunas, la de Responsabilidad Civil, de Transportes, de Avería Interna o de Interrupción del negocio.

Pólizas Multirriesgo más comunes

Al igual que las coberturas, el seguro Multirriesgo Industrial está condicionado a la actividad que desarrolla en el inmueble o instalación objeto del seguro:

  • Pólizas sencillas o para riesgos simples:  en el inmueble asegurado no se realizan actividades industriales tales como fabricación, elaboración, transformación manipulado u otros similares, de productos o mercancías. Sería el caso del multirriesgo del Hogar, de Comunidades y de Comercios.
  • Pólizas industriales: en el inmueble o instalación asegurada se realizan actividades tales como fabricación, elaboración, transformación o manipulado de productos o mercancías. Pueden existir tantos tipos de pólizas combinadas como actividades industriales, empresariales o comerciales podamos imaginar.

Consulta a tu correduría, Marín Domenech

En cualquier caso, antes de contratar una póliza para tu negocio es recomendable acudir a un profesional como Marín Domenech para que te asesore correctamente en la contratación.

En nuestra correduría encontrarás la solución para tu negocio con una amplia variedad de productos como el Seguro Multirriesgo, el Seguro de Responsabilidad Civil, el Seguro de Transportes, o el Seguro de Previsión Colectiva, entre otros, para que puedas comenzar tu actividad empresarial sin preocuparte en la póliza.

En Marín Domenech te informamos de todos los seguros para tu negocio que mejor se adapte a tus necesidades.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

BACK
/* ]]> */